El COVI-D nos ha traído desordenes en el rostro (por la utilización de mascarillas) y en las manos (por los hidroalcóholicos), por ello, lo esencial, es el ORDEN a la hora de cuidarse.

El Rostro genera sensibilizaciones por el sudor, roces que inducen a la aparición de rojeces aumentando la producción de sebo por tener una menor concentración de oxigenación, de esta manera brotan las impurezas. El exceso de sudoración conduce a la pérdida de lípidos, llevándonos a la sequedad en el rostro.

Para volver a dar ese equilibrio natural a la piel, debemos incluir activos calmantes, reguladores e Hidratantes, tanto en casa como en cabina y con el asesoramiento del profesional que será el que nos indique el producto más adecuado a nuestra casuística.

 

Las manos que junto al rostro son nuestra carta de presentación, pasan por un momento delicado, al estar continuamente echándonos geles hidroalcóholicos y lavados continuos, pierden los balances hídricos cutáneos y la elasticidad de la piel, por eso, hay que favorecer el proceso de regeneración y reparación.

 

 

En Bienestar Chic, te asesoramos personalmente de los tratamientos de cabina y mantenimiento en casa que se adecuan a tu necesidad para que puedas lucir un rostro y unas manos perfectas con productos de la alta calidad profesional, como son los de Montibello.